Cabuyería

  1. Velas

    La mayor

    La tendencia actual es de cortar la mayor con sables. Apareció en los multicascos, estas mayor poseen sables horizontales que miden todo el ancho de la vela, están repartidos desde la cabeza del palo hasta la botavara. Esto permite controlar mejor la forma de la vela y ofrecer más potencia. Es imperativo que esté montada sobre unos caros (si es posible con rodamientos) para izar y arriar sin esfuerzos. Para las regatas, los timoneles prefieren velas estandares, más ligeras y además permiten más reglajes. Para los veleros más antiguos, donde el estay de popa molesta a menudo el puño de escota, también podemos elegir una mayor equipada parcialmente
    de sables.
    "Una vela que flamea envejece muy rápido."

    Ver el consejo
  2. Cabos

    Cabos para el amarre

    Existen cabos específicos para amortiguar los movimientos del barco en fondeo y en amarre. Garantizan dos funciones: un máximo de resistencia al desgaste y al medio ambiente (sal, sol, etc.) y amortiguan los tirones.

    ¿Cómo elegir?

    Para la realización de los cabos de amarre y fondeo, encontramos dos materiales: el poliamida y el poliéster y dos técnicas: el toronado y el trenzado.

    La poliamida es un material con un buen estiramiento dinámico. Se aconseja para el fondeo. El poliéster resiste mejor a los U.V. y a las inclemencias, se recomienda pues para el amarre. Los de 3 torones son fáciles de empalmar, en cuanto a los de 8 toro
    Ver el consejo
Top of page